Skip to content

Las Crónicas de Kane, Rick Riordan, Editorial Montena

marzo 17, 2013
tags:

Alba Iguacel Martínez Márquez 3ºB

kaneTanto si te gusta Rick Riordan como si te interesan las religiones y mitologías antiguas (es muy probable que si una de las condiciones se cumple la otra también lo haga) ya hayas oído hablar de esta trilogía, hayas pensado a leer o, incluso, ya lo hayas hecho y estés leyendo tan solo por pura curiosidad de saber qué ha pensado otra persona de aquella obra que tú ya leíste. En caso de que no hayas llegado  a este último paso, te recomiendo encarecidamente que lo hagas.

Porque esta trilogía sobre la sumamente interesante y compleja mitología egipcia (en cuyas leyendas se basan gran parte de las posteriores obras de fantasía) que mezcla esta ancestral cultura con aventuras de estilo épico, humor y algún que otro enredo típico de la adolescencia (aunque no en una cantidad excesivamente alta, cosa que se agradece ya que muchas novelas juveniles de hoy en día pecan de ello) es absorbente, divertida, didáctica en cierto modo (enseña bastantes cosas  sobre una de las culturas más influyentes de la historia) y, lo que para mí es más importante, su calidad va in crescendo conforme van pasando  los capítulos y, así, los libros. De esta manera, mientras el primer libro puede ser clasificado como “bastante entretenido” el último tan solo puede ser definido como “apasionante”.

Bajo mi punto de vista, lo mejor de la trilogía es una fórmula que el autor ya utilizó en Percy Jackson y los Dioses del Olimpo (saga que, según rumores sin confirmar, fusionará en breve con la que ahora nos ocupa): la humanización de seres tan imponentes, en teoría, como los dioses inmortales que fueron la piedra angular de una de las civilizaciones más avanzadas a su época de la historia. De modo que nos muestra a una diosa Bast con ciertas manías gatunas que pueden llegar a resultar cómicas y a un Anubis que, por cierto, es mi personaje favorito de la saga junto a Bes, el dios enano, como un melancólico adolescente (eso sí, un adolescente de más 1000 años). Habrá quién acuse a Riordan de abusar de fórmulas ya manidas. Y yo me veré obligada a replicar a esos hipotéticos críticos que cada personaje es diferente y que, aunque tampoco es la  novela más sesuda jamás escrita (ni lo pretende) esto le ha conllevado un reto bastante bien llevado.

El otro punto fuerte es su humor, que consigue hacerte reír durante toda la trilogía en situaciones en las que muchos no habrían sido capaces de colar ni una tensa sonrisita. A pesar de ello, también hay momentos trágicos y enternecedores como, por ejemplo el OJO SPOLIER el sacrificio de Bes en El Trono de Hierro FIN SPOILER.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: