Skip to content

Boris de Jaap Ter Haar, Editorial Noguer

septiembre 29, 2011
tags:

Miguel González Medina, 3ºB

Se trata de un libro muy bueno. Es bastante entretenido y se lee con mucha rapidez. Yo lo leí en dos días, pero se puede leer muy cómodamente en uno solo.

Este libro contiene una extraordinaria enseñanza moral. Un mensaje de mucha profundidad y de verdadero humanismo: los seres humanos somos hermanos de una misma familia. Lo natural entre nosotros sería ayudarnos siempre, perdonarnos e intentar comprendernos. Pero es como si las ideologías se hubieran apoderado de nuestras personalidades, como si las ideologías nos pensaran a nosotros y solo existiéramos a través de ellas. Es como si las ideologías nos viviesen a nosotros y nosotros no existiésemos. Tras leer este libro me he dado cuenta de que las ideologías son los principales enemigos del género humano y de la paz en el mundo, y que los seres humanos sin ellas nos entenderíamos mejor.

La novela se sitúa en el sitio de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial. En el terrible invierno de 1941, que fue uno de los más fríos del siglo. Los nazis han cercado Leningrado y la someten a continuos bombardeos. La gente muere de hambre, muchos tienen tanta debiliad que no pueden ni llegar andando a sus casas y se tumban a dormir en cualquier portal, muriendo congelados esa noche. La gente come pan mezclado con serrín, barras de labios, papel y no quedaba ni una sola rata en Leningrado. Incluso llegaron a alimentarse con las llamadas “sopas de piel”, que era sopa en la que habían hervido piel de cadáveres humanos. La gente muere de hambre en mitad de la calle. Una mujer va a donar sangre y a la vuelta, camino de su casa, a la vista de todos, cae muerta sobre la acera por la debilidad.  Boris y Nadie sobreviven día a día en este infierno. Boris ha perdido a su padre mientras conducía un camión de víveres por encima del hielo del lago Ladoga. Todas las noches sueña con que el hielo se traga el camión de su padre sin que nadie pueda hacer nada. Nadia ha perdido a su padre y a su hermano pero sigue presentando los cupones de los muertos para recibir la sopa que les correspondería. El hambre es tanta que deciden ir a robar comida a la tierra de nadie, porque saben que los soldados comían mejor. Todo lo que desean es comer patatas. Caminan y caminan hacia el frente. Suenan las balas y estallan granadas. De golpe Nadia se desmaya, Boris no sabe qué hacer. Una patrulla alemana se acerca y los detiene, Rápidamente se ocupan de la chica. La abrigan, la reaniman y les dan chocolate. ¡ Chocolate ! Y salchichón. Cuando los chicos están bien, los alemanes avanzan hacia las líneas rusas para que devolverlos a los suyos. Los rusos les disparan pero los alemanes siguen marchando hacia ellos con banderas blancas en lo alto de las bayonetas. Los rusos los cercan y los chicos corren hacia sus soldados. Un soldado ruso quiere disparar sobre los alemanes pero Boris lo impide. Los rusos, admirados, dejar marchar a los alemanes.

Días más tarde, Nadia muere de debilidad, incapaz de levantarse de la cama. Boris, día a día,  se consuela leyendo el diario de Nadia. Así va conociendo el mundo de Nadia, a su padre, a su madre, sus recuerdos, …

Finalmente, los rusos logran abrir un paso entre las líneas alemanas y la escasez empieza a desaparecer. Un buen día, obligan a desfilar a una columna de prisioneros alemanes. Iban tiritando, asustados, cojeando, algunos iban muy mal heridos.  A su alrededor solo había odio y amargura. Un joven soldado se tambalea, lleva su cabeza rubia ensangrentada. Boris no puede seguir viendo eso. Corre hacia el prisionero y le entrega una tableta de chocolate. Todos se quedan en silencio. Cientos de personas empiezan a insultarle, pero de repente una mujer anciana, se levanta y le felicita diciéndoles a todos, “¿ De qué nos sirve ganar la guerra si tenemos que vivir odiando ?”

 “Sobre la ciudad seguían cayendo bombas incendiarias, pero el fuego en el corazón de los hombres tenía aún mayor fuerza”

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: