Skip to content

Juan Madrid, Huida al sur, Editorial Edebé

noviembre 26, 2010
tags:

He seleccionado este libro porque me lo recomendó mi padre que lo leyó hace algún tiempo. La lectura de este libro es muy rápida, rapidísima. Se lee perfectamente en dos tardes. Todo es muy sencillo y como mezcla a la vez varias intrigas se mantiene siempre el interés. Todas estas intrigas coinciden al final del libro, en el hotel donde trabaja Tomás, en una especie de final apocalíptico, y justiciero, bueno para los buenos y malo para los malos. Aunque no nos enteramos de lo que pasa, finalmente, entre Bernabé, y doña Cristina, la insoportable y chalada madre de Clara. Un chico de diecisiete años, Tomás, se ve involucrado en una increíble aventura. Tomás es hijo de marroquí y española. Su padre está en la cárcel y su madre en un psiquiátrico. Su vida ha sido una pesadilla, ha recibido burlas y desprecios por todas partes. Ahora está de botones en un hotel y lleva una existencia casi perfecta. Tiene un amigo, su perro Mudo, una habitación, y aunque no tiene sueldo puede compartir las propinas, que ahorra siempre. Además, Bernabé, el director, le quiere como si fuera su hijo. Muchos kilómetros más allá un guarda jurado de un banco, Cristóbal, consigue la clave de una caja de seguridad en un banco. Cristóbal es el novio de la directora del banco, Adela, que no tiene ni idea de los propósitos del sinvergüenza de su novio. La caja de seguridad pertenece a una empresa de construcciones. Contiene una bolsa de diamantes y unos documentos muy muy comprometedores. El jefe de esta empresa es un mafioso italiano Enrico. Cristóbal abre la caja y se queda con los diamantes y los documentos. Después se dirige al mafioso para proponerle intercambiar esos documentos por un millón de euros. El mafioso acepta. Manda unos intermediarios para efectuar el cambio. Resulta que Marti, uno de los matones que lleva Sousa, el intermediario, se precipita y se monta una verdadera batalla campal. Omar y Marti, los dos matons, mueren, y Cristóbal es herido en el hombro. Esta bala al final le costará la vida. Mientas tanto una chica, Clara, y su madre. Cristina, se alojan en el hotel. Ambas acuden a pasar unos días y para conocer al novio de la chica, el estúpido Arturo, un insoportable y despreciable chico adinerado, con éxito y buena suerte en la vida (¡qué envidia eso de tener éxito y buena suerte!, ¿verdad?). Bueno, la madre de Clara denuncia la desaparición de un broche con diamantes y todas las sospechas recaen sobre Tomás, pues fue él, precisamente, el que subió ese famoso bolso a la habitación. Le dan a Tomás veinticuatro horas para que aparezca ese broche, si no lo entregarán a la policía. Mientras tanto Cristóbal, en muy mal estado por el balazo ha llegado al hotel y pide una habitación. Va camino de Granada, para coger un avión para Londres. Sousa, yendo de gasolinera en gasolinera, y de farmacia en farmacia, ha sido capaz de reconstruir perfectamente los movimientos de Cristóbal en su huida y al final localiza que ha tenido que hacer una parada en un hotel. Así pues llega al hotel. En ese momento, Tomás está preparando abandonar el hotel, ya que nadie le cree que es inocente. Clara telefonea a Madrid y resulta que el famoso broche se lo había dejado su madre su casa. Todo se aclara. Cristóbal es descubierto por el sicario y muere bajo las balas de Sousa. Clara y Tomás son cogidos como rehenes y van a ser asesinados pero Tomás le propone enseñarle una salida secreta (el hotel ya está cercado por la poli) si les deja vivos. Se internan en los pasadizos del hotel, donde vivía Tomás, y encuentran la salida, pero Sousa no va a cumplir su parte. Justo cuando va asesinarlos, Mudo, el perro, aparece para salvarlos, pero el perro muere. Al final se salvan los chicos. Tomás es felicitado por Bernabé y por la policía. Clara le manda al cuerno a Arturo y la novela acaba con el beso de Clara a Tomás. Yo creo que el tema principal es la brutalidad, la codicia del ser humano pero sobre todo el tema de la mala fama. Cuando se levanta la denuncia contra Tomás, todos, absolutamente todos, desconfían de Tomás: la cocinera, sus compañeros, los que antes le apreciaban, e incluso el señor Bernabé, que era como su padre. Todos le dejan solo a Tomás. Es increíble la maldad y la estupidez del ser humano. Una denuncia falsa y ya estás perdido. Nunca volverás a levantar la cabeza. Y todo porque Tomás había participado, de chico, en un incidente. Él no hizo nada, simplemente miraba a sus compañeros que cometieron el delito, pero fue apresado y arrojado a un reformatorio. Y ya todo cambiará para él. ¿Es que siempre hay que hacer caso del pasado?, ¿es que el pasado no está ya acabado y olvidado para siempre?, ¿por qué siempre recordar y volver una y otra vez al pasado? Otro tema que es muy importante es el de la codicia y el ansia de dinero, pues dentro de la historia paralela de Cristóbal, Omar, Marti y Sousa, todo se pone en marcha por la codicia de Cristóbal. El maldito dinero, el vivir sin trabajar. Siempre es lo mismo. A veces pienso que el ser humano solo desea la pereza, la vagancia, no hacer nada, no esforzarse nunca. Y poseer la forma de vida que sólo muy pocos pueden llevar (los ricos, claro) La escena que más me ha gustado es la emboscada que se monta en las afuera de Málaga, junto a un chiringuito en la playa, entre Cristóbal y los mafiosos cuando quedan para hacer el trato y se matan todos entre sí como si estuviesen verdaderamente locos. Son todos unos malditos chapuceros. Se disparan balas y más balas, el coche, un Mercedes, lo dejan hecho un asco. El propio Sousa se desespera tanto de la estupidez de los dos sicarios que se carga a Omar y a Marti. El personaje principal es Tomás. Es joven, tiene diecisiete años. Su vida ha sido un desastre. Ahora ha llegado a una situación muy buena. Su pasatiempo es pintar acuarelas y lo hace muy bien. Por fin la vida parece que le sonríe. No tiene ningún interés por el sexo, por eso todos le acusan de ser gay. No lo es. Simplemente no ha podido coincidir con chicas y además da la impresión de que a ese tema no le da demasiada importancia. Demuestra un tremendo valor y una gran sangre fría, por ejemplo cuando se sienta a comer en medio de las burlas y los comentarios despreciativos de todos su compañeros de trabajo. Él simplemente come, en silencio, como si todo eso no fuera con él. Clara es una niña rica, tonta y aburrida. Tiene un novio monstruoso, seguramente está con él tan solo por su dinero y su éxito, cosa muy normal entre los hombres y las mujeres. Al final es valiente y rompe definitivamente con ese chico, Arturo. Bernabé es el padre que Tomás nunca tuvo, pero hasta señor que tanto quería a Tomás también se pone en su contra cuando se produce esa falsa denuncia. Hasta este señor que tanto le quería. Es muy triste ver cómo el amor y todos los buenos sentimientos entre los seres humanos duran tanto como una burbuja de aire. Los personajes secundarios son los trabajadores del hotel y los mafiosos, y Cristóbal Ferrán, el guarda jurado. Los mafiosos son todos unos locos y de un egoísmo absoluto. Han caído en manos del dinero y es como si no tuvieran otra meta en sus vidas. Cristóbal había sido legionario en el Sahara y se arrepiente de no haber seguido allí. Al final cae un poco simpático, cuando está tan mal herido, bebiendo champán en el hotel. El personaje que da un poco de lástima es Adela, la pobre y tonta directora del banco que no tenía ni idea de lo que tramaba su novio. La obra justamente dura dos días, si bien hay continuas referencias al pasado de todos los personajes. La historia de los mafiosos empieza en Málaga y se va desarrollando a lo largo de la carretera que va hasta Motril, en la costa también. La historia de Tomás se desarrolla en su hotel, en Motril. Sí el libro me ha gustado. Es muy sencillo y sobre todo se lee rapidísimo. Lo que más me ha gustado es el juego de todas las intrigas: la de los mafiosos y la de Tomás y como al final coinciden en el hotel de Tomás. He aprendido que entre los seres humanos la amistad es muy difícil, casi imposible. Basta una palabra, una sospecha ( en este caso falsa) para que todo se desmorone y todo se apague. La sociedad es algo horrible, está llena de mentiras creemos que nuestros sentimientos son altos y buenos pero no es así. Nuestros sentimientos son inexistentes: una sola palabra, una sola, es capaz de tirarlo todo por el suelo.

“Sintió la tierra el olor de la tierra y el contacto de la hierba rala. Esos puntitos luminosos que él contemplaba en la playa junto a su perro. De pronto los puntos de luz se difuminaron y supo que no podría aguantar las lágrimas”

Miguel González Medina, 2ºA

 

 

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Monica permalink
    mayo 23, 2012 6:37 pm

    Estoy de acuerdo con tigo respecto al amor y al libro. Me ha gustado mucho tu comentario del libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: