Skip to content

La apuesta, John Boyne, editorial Salamandra.

noviembre 14, 2010
tags:

He seleccionado este libro porque es del autor de El niño con el pijama de rayas y porque me pareció muy corto y fácil de leer. La lectura de este libro es muy cómoda y rápida. El libro se lee muy fácilmente en una tarde. En unas dos horas. Es en lenguaje muy actual y totalmente normal.

Un chico, Andy, es atropellado por una señora, madre de familia, madre del protagonista de nuestra historia, Danny. A partir de aquí todo va a cambiar para esta familia. La madre casi enloquece. El padre ha de atender a la madre y han de ser los vecinos, los Kennedy, los que se van a encargar de Danny durante dos días. Un día Danny se acerca hasta la casa del chico accidentado. A la vuelta de este viaje, se encuentra a la puerta de su casa a Sarah, la hermana de Andy. A partir de este encuentro quedan más veces. Una tarde ambos acuden al hospital a ver al chico. Entonces Danny se entera de que el atropello se debió a una estúpida apuesta, a un estúpido juego al que se dedicaban Sarah y su hermano: llamar a timbres y salir corriendo. Una de estas veces Andy se asusta tanto de los ladridos de un perro que cruza sin mirar y de cualquier manera, y es atropellado. Los padres de Andy descubren a Danny en el hospital y lo denuncian por entrar sin autorización. El padre de Danny se enfurece cuando se entera de todo y, ciego de rabia, le pega un cachete a Danny. Danny decide marcharse de casa esa misma noche. Está tres días ausente hasta que su hermano mayor, Pete, lo rescata cuando estaba medio desmayado en un parque público. De golpe, Andy sale del coma y se restablece. Todo se soluciona. Todos vuelven a la normalidad, a la vida de antes. Pero algo amargo y triste sigue flotando en el pasado. Ha sido un verano muy muy difícil.

Yo creo que el tema principal es “la fragilidad” de nuestras pobres y ridículas vidas. Creemos que nuestras pequeñas vidas son indestructibles y de repente, en un segundo, en menos de un segundo, todo puede cambiar para no volver nunca a lo que era antes. Estamos contentos de que nuestras vidas funcionen como una máquina. Siempre igual, siempre lo mismo, …. Esto nos hace felices, sin embargo no nos damos cuenta de que sin esto no somos nada, absolutamente nada. Toda nuestra vida se basa en esta rutina. Siempre lo mismo. Pero como todo esto se desmorone nuestras vidas carecerán de sentido.

Otro tema que es muy importante es el de la amistad: la amistad entre Sarah y Andy, que debían de ser enemigos, como por ejemplo les pasa a los adultos, pues los padres de Andy odian y maldicen a los padres de Danny, o cuando el padre de Danny echa de casa a Sarah, incapaz de comprender que puedan ser amigos.

  Lo que más me ha gustado de todo han sido los tres días en los que Danny está vagabundeando por ahí: hace planes para el futuro, se aburre, se va a un cine, se obsesiona con la comida, echa de menos su casa, se siente como un aventurero, se arrepiente de todo, finalmente se entrega a la muerte pensando que va a desfallecer de un momento a otro.

El personaje principal es Danny. Es joven, tiene trece años, más o menos como nosotros. Su vida es totalmente normal. Acude a un Instituto. Tiene reacciones muy normales, de odio, de interés. Una de las cosas más curiosas es que definitivamente decide huir de casa cuando ve que Sarah monta en bicicleta con su vecino Luke, que es un idiota.

Cuando al final recupera la rutina de siempre vuelve a ser feliz.

Sarah es una chica muy valerosa y sincera. Es consciente de que la culpa del atropello no fue de la madre de Danny, incluso se enfrenta a sus propios padres, que defienden que toda la culpa es de la madre y que, además, se indignan porque la policía tras la investigación decide que no va a presentar cargos. Personalmente, a mí también me ha desilusionado que casi al final de la novela se vaya en bici, tan alegre, con el cretino de Luke.

Los personajes secundarios más importantes son los vecinos, los Kennedy. Son vulgares, preguntones y tienen bastante mala idea, por ejemplo, la señora Kennedy dice que la madre de Danny provocó el atropello porque iba borracha.

La obra se desarrolla en algún pueblo inglés cerca de Londres. El tiempo es unos días después de empezadas las vacaciones de verano. La novela acaba justo la noche antes de volver al cole. Ha sido un verano de pesadilla. Largo, duro y amargo. Todos se han sentido como golpeados un huracán, que ha estado a punto de destrozarlos definitivamente.

Sí, el libro me ha gustado. No es gran cosa pero se lee con mucho interés y además muy rápido. Al final no pasa nada, todo vuelve a ser como antes, pero durante un momento todo ha estado a punto, al borde, del derrumbe. Esa sensación de incertidumbre que te trasmite la aventura de Danny es lo mejor del libro.

He aprendido que la vida es frágil, más frágil que el cristal o que la porcelana,  y que cualquier cosa, incluso una cosita muy pequeña, puede romperla para siempre, sin posibilidad de recuperación. Vivimos como si nada pudiera cambiar, no nos damos cuenta de que en un instante todo, todo, puede irse al infierno para siempre.

“ Ahora todo está olvidado. Mañana empieza el colegio. Andy está de nuevo con su familia. Las cosas serán como de costumbre. A partir de mañana por la mañana todos volveremos a la normalidad, ¿de acuerdo?”

 Miguel González Medina de 2ºA

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: