Skip to content

Las Crónicas de Kane, Rick Riordan, Editorial Montena

marzo 17, 2013
tags:

Alba Iguacel Martínez Márquez 3ºB

kaneTanto si te gusta Rick Riordan como si te interesan las religiones y mitologías antiguas (es muy probable que si una de las condiciones se cumple la otra también lo haga) ya hayas oído hablar de esta trilogía, hayas pensado a leer o, incluso, ya lo hayas hecho y estés leyendo tan solo por pura curiosidad de saber qué ha pensado otra persona de aquella obra que tú ya leíste. En caso de que no hayas llegado  a este último paso, te recomiendo encarecidamente que lo hagas.

Porque esta trilogía sobre la sumamente interesante y compleja mitología egipcia (en cuyas leyendas se basan gran parte de las posteriores obras de fantasía) que mezcla esta ancestral cultura con aventuras de estilo épico, humor y algún que otro enredo típico de la adolescencia (aunque no en una cantidad excesivamente alta, cosa que se agradece ya que muchas novelas juveniles de hoy en día pecan de ello) es absorbente, divertida, didáctica en cierto modo (enseña bastantes cosas  sobre una de las culturas más influyentes de la historia) y, lo que para mí es más importante, su calidad va in crescendo conforme van pasando  los capítulos y, así, los libros. De esta manera, mientras el primer libro puede ser clasificado como “bastante entretenido” el último tan solo puede ser definido como “apasionante”.

Bajo mi punto de vista, lo mejor de la trilogía es una fórmula que el autor ya utilizó en Percy Jackson y los Dioses del Olimpo (saga que, según rumores sin confirmar, fusionará en breve con la que ahora nos ocupa): la humanización de seres tan imponentes, en teoría, como los dioses inmortales que fueron la piedra angular de una de las civilizaciones más avanzadas a su época de la historia. De modo que nos muestra a una diosa Bast con ciertas manías gatunas que pueden llegar a resultar cómicas y a un Anubis que, por cierto, es mi personaje favorito de la saga junto a Bes, el dios enano, como un melancólico adolescente (eso sí, un adolescente de más 1000 años). Habrá quién acuse a Riordan de abusar de fórmulas ya manidas. Y yo me veré obligada a replicar a esos hipotéticos críticos que cada personaje es diferente y que, aunque tampoco es la  novela más sesuda jamás escrita (ni lo pretende) esto le ha conllevado un reto bastante bien llevado.

El otro punto fuerte es su humor, que consigue hacerte reír durante toda la trilogía en situaciones en las que muchos no habrían sido capaces de colar ni una tensa sonrisita. A pesar de ello, también hay momentos trágicos y enternecedores como, por ejemplo el OJO SPOLIER el sacrificio de Bes en El Trono de Hierro FIN SPOILER.

La caligrafía secreta, Cesar Mallorquí, Editorial SM

marzo 12, 2013
tags:

Miguel Marco del Monte   3ºB      

 

La caligrafía secreta

       He elegido este libro porque me lo habían recomendado y ya había leído otras obras de este autor.

Diego es un aprendiz de caligrafista que trabaja en el taller de Lázaro Aguirre, un hombre muy culto, pero que tiene muchos secretos incluso para su sobrina Mariana. Don Lázaro recibe una carta de un discípulo suyo, Miguel Lafitte. En ella le pide ayuda y le cuenta que tiene que hacer seis copias de un libro muy antiguo y bastante extraño. Don Lázaro, su sobrina Mariana, el guardaespaldas Tértulo y Diego  emprenden viaje a París aunque la Revolución Francesa está a punto de comenzar. Después de un viaje bastante peligroso, llegan a París y son informados que Michel a desaparecido y está acusado de varios asesinatos y del robo del Códice Bensalem. Quién lo lee experimenta unos extraños comportamientos.

Me ha gustado porque el aprendiz es una pieza importante para resolver toda la intriga y finalmente es el que se va a encargar de custodiar el Códice Bensalem.

                                  

El último muerto, Fernando Lalana, Editorial Bambú

febrero 7, 2013
tags:

Miguel Marco del Monte 3ºB

el último muerto

He escogido este libro porque me leí “La tuneladora” y me gustó como Fermín Escartín resolvió el misterio, también me gusta el autor y me lo habían recomendado.

 Fermín Escartín se enfrenta al crimen del marido de su exmujer, un importante abogado con problemas económicos por pensar que podría hacerse con las tierras de un pueblo para montar unos grandes casinos, pero un propietario de esas tierras no quiere vender. El abogado trama un encuentro con el campesino, cuñado del dueño del bar donde normalmente come Escartín, el dueño del bar  le ha pedido que investigue la desaparición del marido de su hermana. Encuentran un cadáver con las manos amputadas y la cara totalmente desfigurada, pero en las nalgas hay un tatuaje, es el símbolo de la asociación de mujeres contra la violencia. La exmujer de Escartín, cómplice del asesinato del campesino no puede más y mata a su marido, el abogado, con legía intenta borrar todas las huellas del asesinato. Finalmente, se descubre que los Monegros y las cuentas  millonarias en Suiza tenían relación.

Este libro me ha gustado por su intriga y por como quedan resueltos los dos casos a la vez.

El Temor de un Hombre Sabio, Patrick Rothfuss, editorial Gigamesh

enero 27, 2013
tags:

Alba Iguacel Martínez Márquez 3ºB

   Empezaré dedicándole esta reseña a una persona que seguramente nunca la leerá, y de la que ni siquiera diré el nombre por el simple hecho de que yo aborrecería que dijeran el mío. Sé que suena ridículo, pero, tras leerme El Nombre del Viento (primera parte de esta trilogía todavía inconclusa), comenté con ella que me había encantado, a lo que ella me respondió que, si eso era cierto, su continuación, me dejaría simple y llanamente sin palabras, ya que es aún mejor.

Pues bien, aquí está la razón por la cual le dedico la reseña: no podía estar más acertada.

Esta novela que narra la vida de Kvothe en primera persona, a través de sus recuerdos, así como su presente en una contundente tercera persona (aunque en menor medida, tan solo en los interludios) es interesante, original, apasionante y, eso sí, condenadamente triste.

Me explico, no es que sea triste en el sentido estricto de la palabra (es decir, no es de esos libros que te hacen llorar a lágrima viva durante el transcurso de todo el libro), pero ver a nuestro protagonista sin nadie con quién poder sincerarse de verdad, rodeado por un muro invisible (aunque eso no quita que tenga amigos, y además de los buenos, como pueden ser Simon o Will) que parece que sólo podría ser roto por una chica de la que, sinceramente, ya no sé qué pensar, te deja el alma a los pies. Por no hablar de su angustioso presente, cada vez más interesante y misterioso.

Continuaré hablando, como ya va siendo costumbre en mis reseñas, de los personajes. Especialmente del protagonista.

Kvothe el Sin Sangre, el único hombre que pudo escapar de los brazos de la hermosísima Felurian sin, un mago tan hábil que es comparado con Taborlin en Grande,  con una habilidad para el laúd que sin duda revela su sangre de Edena Ruh…y con más dilemas morales e inquietudes que un personaje shakesperiano. Este pelirrojo de increíbles ojos verdes es un sueño hecho realidad: el personaje perfectamente imperfecto. El único que le supera en todos los libros que he leído es Tyrion Lannister, de Canción de Hielo y Fuego. Sin embargo, no desvelaré demasiado sobré él, ya que su historia, dado que es el propio argumento, es un gran spoiler en sí misma.

Sobre los secundarios, tan solo decir que son capaces de brillar tanto como el protagonista por momentos (o más, en caso de Elodín el Grande). Mis favoritos son Bast (mi adorable fata… a ver cuándo desentrañas el misterio de lo que significa Reshi), el ya nombrado Elodín (simplemente fascinante), Tempi (desde aquí te mando el signo correspondiente a cariño reverencial), Devi (¡esto sí que es una mujer fuerte, y lo demás, tonterías!) y Auri (tan etérea, tan delicada…)

El otro aspecto que me voy a parar a comentar es su imaginario: los, en teoría, inexpresivos adem; la increíble Universidad, por la que pagaría la matrícula que fuera para poder dar clase allí; el pueblo fata; los Edena Ruh; los temibles Chandrian; las canciones, que creo que podría cantar incluso sin haberlas oído nunca; las leyendas sobre Taborlin el Grande…todos estos detalles y muchos más convierten a la Mancomunidad en un mundo que, sin llegar a ser la Tierra Media o Poniente, es tremendamente rico, casi real.

Y aquí acabo la reseña, sintiendo a la vez la sensación de que me dejo muchas cosas y que me he pasado explayándome.

Me despido con dos  consejos:

Si quieres enamorar a una mujer, no le regales rosas a no ser que estés completamente seguro que son las flores que le corresponden y embáucala con las siete palabras mágicas.

Y si alguna vez, en un camino, estás hambriento y sin un lugar donde dormir y te encuentras con un grupo de Edena Ruh, no aceptes ninguna bebida que te ofrezcan, tan solo el agua y pasarás a ser como parte de su familia.

Festín de Cuervos, George R.R. Martin, editorial Gigamesh

diciembre 22, 2012
tags:

Alba Iguacel Martínez Márquez 3ºB

 

festincuervos

Cuarta entrega de la afamada y aclamada saga Canción de Hielo y Fuego, si bien Festín de Cuervos no alcanza el nivel casi divino de Tormenta de Espadas (en gran parte por la ausencia de la mitad de los personajes, entre ellos dos de mis favoritos: Jon y Tyrion), no decepciona. Al menos, a esta humilde lectora no lo ha hecho, lo que pasa es que me ha recordado más a Juego de Tronos que a la ya nombrada Tormenta de Espadas.

Empecemos por el prólogo de la novela, que narra la corta historia de Pate, un pobre aprendiz de Antigua (una ciudad que es a Poniente lo que Oxford a Inglaterra) con el que el autor nos hace empatizar a pesar de lo corto de su aparición, lo cual es toda una crueldad por su parte ya que OJO SPOILER todos los personajes que tienen puntos de vista tanto en prólogos como en epílogos acaban muerto al final  del mismo FIN SPOILER. Este acaba con una revelación que fue una verdadera delicia, ya que devuelve a escena para futuros libros a uno de los personajes favoritos de los lectores en general que no aparecía desde Choque de Reyes (el segundo volumen de la saga): el misterioso asesino sin rostro (o de las mil caras) Jaqen H’ghar. No desvelaré más sobre el personaje ya que no querría chafarle a nadie su parte en esa novela, que es muy sorprendente y completamente trascendental en la siguiente entrega así como en la que ahora nos ocupa.

En este tomo el autor da más importancia a personajes que antes eran poco más que secundarios, o de los que sólo conocíamos el nombre. A pesar de que, al igual que a mí, no todos esos personajes te caigan bien (es posible que, incluso, llegues a odiarlos, como una servidora a Cersei Lannister, mujer que, intentando ser fatal, tanto solo consigue hundirse a sí misma en la más absoluta de las miseria; a pesar de ello, he de admitir que tiene una serie de capítulos en los que la prosa es excepcional y la trama más que interesante; sin embargo, es imposible que no sientas casi hasta repulsión hacia su persona y sus más que estúpidos actos) hay que admitir que todos ellos tienen una construcción increíble y son utilizados de manera muy hábil por el autor para ir narrándote la historia a través de sus vivencias y las noticias que reciben. De estos personajes me gustaría destacar a Arianne Martell, Asha Greyjoy y Brienne de Tarth La Bella, tres mujeres coraje (cada una a su manera) que llevan tres de las tramas más interesantes de la historia. Aparte, van acompañadas de algunos de mis secundarios favoritos del libro: las Serpientes de Arena, las hijas bastardas de Oberyn Martell, tienen madera como para convertirse en las mejores chicas Bond de la Historia; el Lector, representación en la novela sobre el placer de la lectura; el septón Meribald, que simboliza el mal que puede causar una guerra y las deplorables condiciones en las que viven los más pobres esta época de guerras continuas que les ha tocado vivir; y Podrick ‘Pod’ Payne, un personaje que me parece simplemente tremendamente tierno y leal. Además, la química que mantiene Brienne con Jaime Lannister es increíble, a pesar de que no se encuentren en todo el libro, casi mejor que la que mantenían en la anterior entrega.

Ahora hablaré un poco sobre Arya Stark/Gata de los Canales/Nadie/Salinas y Ser Jaime Lannister El Matarreyes (de mis cuatro favoritos, los dos que hacen acto de presencia en este libro), sólo un poco ya que me conozco y si me explayo sería capaz de llenar varias páginas tan solo hablando de uno de los dos. Ambas son partes del libro bastante notables, especialmente sus finales, que no desvelaré. Los dos demuestran una evolución bastante notable y tienen un par de partes en las que consiguieron emocionarme.

No se me ocurre nada más que comentar de la novela excepto un pequeño detalle que, espero me perdonéis, queridos lectores que ahora leéis estas palabras: esta novela ocurre paralelamente a la siguiente, Danza con Dragones, y esa es la razón por la cual he tardado tanto en escribirla, ya que quería hacerlo conjuntamente con la siguiente entrega, que ya he acabado y de la que adelanto que en su crítica me volveré a deshacer en halagos hacia ella y sus personajes. También es muy probable que ese paralelismo sea el causante de la pequeña bajada en el listón de la saga, aunque, reitero, esta entrega sea igualmente recomendable.

NOTA DE LA AUTORA SOBRE LA IMAGEN QUE ACOMPAÑA AL TEXTO:

Fanart encontrado en DevianArt que imita la portada de la novela, con la familia Greyjoy casi al completo. Al fondo, Asha, en el centro, Aeron Pelomojado, delante a la izquierda, Victarion y, a la derecha, Euron.

Tormenta de Espadas de George R.R. Martin, editorial Gigamesh

noviembre 8, 2012
tags:
Alba Iguacel Martínez Márquez 3ºB ESO

Empecé a leer esta novela tras el éxtasis que experimenté al final de Choque de Reyes, pensando que no podía existir mejor libro sobre la faz de la Tierra (sin contar El Nombre del Viento, Sinsajo y El Juego de Ender, los tres a su altura), pero me equivoqué, Tormenta de Espadas es aún mejor. A continuación comentaré algunas de las razones por la que este libro me ha atrapado del todo y sumergido en Poniente (y las Tierras Libres, tanto de más allá del Muro, como de más allá del Mar Angosto) de tal manera que nunca conseguiré salir del todo. Para empezar, por encima de todo, sus personajes. Lo que más me gusta de ellos es que ninguno es completamente bueno, ni completamente malo (con la excepción de los Frey, la Montaña, algún salvaje y el bastardo, tanto literal como figuradamente, de Joffrey), ni tampoco están estereotipados (en este campo sí que no hay excepciones). Es decir, no existe el apuesto héroe que salvará a todos los débiles, ni el maligno brujo dispuesto a dominar el mundo simplemente por dominar (aunque personajes con ínfulas de poder no faltan). Mi favorito, por encima de todos los demás, es, como en las dos anteriores entregas, Tyrion Lannister: brillante, astuto, complejo, en ocasiones cruel, enamorado de quién no debe… Este enano (aunque solo en el sentido literal de la palabra) es simplemente maravilloso, a pesar de que el pobre en este libro lo pasa bastante mal, consiguiendo en escenas llegar a emocionarme de verdad (sobretodo conforme se acerca el final); a gritar a coro con él ‘¡Mentirosa!’ en el aciago juicio… Esta sería otra cualidad del libro: consigue emocionarte y hacerte empatizar con los personajes de manera magistral. Otro personaje que ha logrado conquistarme (para mi absoluto asombro) ha sido Jaime Lannister. Mientras en los dos primeros libros se nos presenta casi tan odioso como Cersei Lannister o Joffrey Lannister (a estas alturas de la saga nadie se cree que sea un verdadero Baratheon), en este muestra no ser el cobarde Matarreyes, hermano incestuoso, asesino de niños (aunque el niño en cuestión, Brandon Stark, no llegara a morir, esa era su intención)…que podía parecer desde el exterior, sino un hombre completamente enamorado, capaz de hacer cualquier cosa (incluso matar) por su familia y con algo similar a un código ético que resulta cuanto menos interesante. En otras palabras, me ha sido imposible no convertirlo en uno de mis personajes favoritos, digno de mi adoración. Aparte, protagoniza una de las escenas más memorables de la novela, esa escena del oso con la que reí, sentí el corazón en un puño y en la que acabé suspirando como una enamoradiza colegiala y repitiendo a todo el mundo prácticamente todos los diálogos durante semanas. Mis otros dos personajes favoritos son mi querido Jon Nieve (aunque para mí, como para muchos otros fans, es Jon Targaryen) y mi mejor amiga Arya Stark (también llamada Nan, Arry, Comadreja…) en los que me explayaría si mis queridos leones dorados no me hubieran ocupado tanto. Otra poderosa razón por la que adoro este libro (y la saga en general) es por el mundo en el que se ambienta. Es increíble; es de esos lugares ficticios que en momentos se te antojan más reales que la propia realidad. De esos en los que puedes formar parte, crear tu propia historia (virtud que ya admiraba en la obra de Tolkien), eligiendo la casa a la que pertenecerías (personalmente, sería una Lannister, porque aunque haya degenerado lo suyo en los últimos tiempos, sigue siendo, en teoría, la casa de la astucia y el orgullo), aunque también podrías ser del Pueblo Libre, un bastardo, un asesino sin rostro…; el lugar en el que vivirías; el rol que desempeñarías… Es muy probable que este libro también tenga defectos, como dijo el actor Joe E. Brown en el memorable (y tronchante) final de Con Faldas y a lo Loco, “nadie es perfecto”. Pero, seguramente por mi poca experiencia literaria o porque estoy demasiado inmersa en la saga como para ser objetiva, yo no he sido capaz de encontrárselos.

El perro de los Baskerville de Sir Arthur Conan Doyle, ediciones Rueda

noviembre 8, 2012
tags: ,

Alejandro López Rubio

Grupo: 3º B

A finales del siglo XIX, en Inglaterra, muere Sir Charles Baskerville y no se sabe cuál ha sido la causa del fallecimiento. Al parecer, todo apunta a un asesinato, pero las únicas huellas que se han encontrado al lado del cadáver son de perro. El detective Sherlock Holmes, un genio de la lógica y la deducción, es informado de este hecho y decide investigar el crimen y, a la vez, proteger a Sir Henry, último heredero de la familia Baskerville. A Holmes le cuentan la leyenda de una maldición que persigue a la familia Baskerville. Al parecer, un perro diabólico mata a cualquier miembro de esta familia que haya residido en el castillo de los Baskerville. El afamado Holmes encarga a su inseparable colega, el doctor Watson, que acompañe a Sir Henry a Devonshire, ya que él tiene que resolver otro caso en Londres. Watson, al llegar a la comarca, va conociendo a todos los vecinos y un día, mientras está investigando por el páramo, ve una sombra: va tras ella y, cuando llega hasta una caseta, se da cuenta que la sombra pertenece a su amigo Holmes que ha estado en Devonshire de incógnito para poder investigar mejor. Unos días después descubren al culpable. Opinión personal: Esta excelente obra literaria que me ha sido recomendada por mi hermano, me ha dejado con el apetito abierto para seguir leyendo más de este subgénero literario. La manera tan elocuente, junto con la sencilla redacción que tiene Sir Arthur Conan Doyle, me ha permitido involucrarme con facilidad en lo que estaba leyendo, el imaginarme todo aquel escenario tan bien descrito no ha sido difícil, con tal grado que en mis sueños surgían los ecos de aquella afable lectura. Por estas razones le recomiendo a todo el mundo que se anime a leer “El perro de los Baskerville”. Te deja con un buen sabor de boca.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: